LA TOS

La tos ¿Por qué se produce?¿Cómo se trata?

La tos ¿Por qué se produce? ¿Cómo se trata?

El tema que hoy nos ocupa no es ni más ni menos que la tos.

Esa tos que aparece de repente y que puede llegar a ser muy molesta e incluso no dejarte seguir con tu día a día, y que además suele continuar o incluso empeorar durante la noche afectando a la calidad del sueño (del tuyo y de todo el que duerme cerca)

Pero ¿Qué es exactamente la tos?, ¿Por qué aparece? Y lo que es más importante……. ¿Qué podemos hacer para aliviarla?

 

¿Qué es?

A pesar de lo que podamos pensar a priori, la tos no es mala perse, es más, es un aliado de nuestro organismo en lo que a tratar con agentes externos se refiere pues su función es despejar las vías respiratorias de cuerpos extraños como polvo u otras partículas, de forma que estas, queden limpias para poder respirar.

¿Por qué se produce?

La tos, es un acto reflejo que como otros (bostezar o parpadear por ejemplo) puede ser provocado o inhibido, es algo tan frecuente que en ocasiones las personas no son conscientes ni de que tosen ( seguro que todos tenéis algún conocido que tose frecuentemente casi de forma involuntaria antes de empezar a hablar o cuando están nerviosos).

En este proceso, la glotis se contrae reteniendo gran cantidad de aire en los pulmones y la cavidad torácica, ese aire retenido presiona provocando la contracción del diafragma y la apertura de la glotis de forma que es expulsado al exterior produciéndose así la tos. En ocasiones ese aire expulsado puede ir acompañado de las partículas que estuvieran interrumpiendo el flujo de las vías respiratorias, flemas, sangre, algo que nos hayamos “atragantado”, etc.

Existen numerosas causas responsables de la aparición de tos y no todas generan la generan del mismo tipo así que vamos a fijarnos en las características de estas causas para luego ver qué tipos de tos existen y cómo podemos distinguirlas:

  • La tos por inflamación: las vías respiratorias se hinchan de forma que dificultan el paso del aire y la tos puede llegar a provocar dolor. Es propio de enfermedades como el resfriado común, la gripe, el asma, neumonía, bronquitis, cáncer de pulmón o fibrosis entre otras.
  • La tos por estímulos ambientales, es decir, por exposición a un alérgeno (pelo de animales domésticos, polen de determinadas flores, ácaros, etc.) o a una sustancia irritante (humo, zonas con alta contaminación…).
  • Los cambios bruscos de temperatura así como factores emocionales relacionados con la ansiedad, el nerviosismo o determinados tics también pueden provocar episodios de tos

¿Cómo podemos identificar qué tipo de tos tenemos?

Lo primero analizaremos si es productiva o improductiva.

Si es productiva quiere decir que la tos del paciente contiene algún tipo de mucosidad (flemas) mientras que en la improductiva no se producen estos mocos.
Si es improductiva lo más habitual es que sea tos seca, que puede producir irritación, picores e incluso dolor de garganta.

Después analizaremos si es aguda o crónica.

la tos aguda suele ser uno de los síntomas más habituales durante un proceso gripal pero también es habitual en casos de alergia o bronquitis. Generalmente desaparece después de tres semanas, pero si perdura en el tiempo podríamos estar ante un caso de tos crónica, esta es habitual por el consumo de tabaco y algunas enfermedades como la rinitis o sinusitis crónica.

 

Cómo se trata 

En general ante un caso de tos seca no productiva hay que intentar calmarla, pues este tipo de tos al irritar la tráquea y la mucosa de la faringe tiende a autoperpetuarse (como toses se te irrita la garganta, como se te irrita la garganta, toses….. y así por siempre jamás…..) y en general es una tos que “no vale para nada” más que para molestar, en estos casos está indicado el tratamiento con fármacos antitusígenos, es decir, los que cortan la tos.

Estos medicamentos antitusígenos pueden ser de dos tipos:

De acción central, que suprimen o inhiben el reflejo de la tos deprimiendo el centro de la tos como el dextrometorfano.

De acción periférica, que pueden actuar sobre la rama eferente del reflejo de la tos.

 

Si la tos es productiva, esta no debe cortarse pues sí que tiene una función, facilitar la expulsión de las flemas,  ya que si estas quedan retenidas en las vías respiratorias corremos el riesgo de que se nos produzca una sobreinfección que empeore nuestro situación, para ello estará indicada la administración de productos mucolíticos (cuya función es hacer disminuir la viscosidad de esas flemas facilitando así su expulsión) y/o expectorantes que estimulan el mecanismo de eliminación impulsando la secreción hacia la faringe para ser eliminada. En resumen, nuestro objetivo será hacer las flemas más liquidas y facilitar los mecanismos del organismo para su expulsión.

Recordad también que los medicamentos para la tos no deben tomarse durante períodos largos (3 semanas o más); hay que ir al médico para que lleve el control y que en ambos tipos de tos es conveniente proporcionar al tracto respiratorio unas condiciones de humedad adecuadas mediante la ingestión de líquidos y la humidificación del aire respirado.

La tos y su tratamiento
TRATAMIENTO TOS

 

 

Por último, vamos con algunos consejos a la hora de tratar un ataque de tos más allá del tratamiento farmacológico:

  • Un ataque de tos puede ser algo muy angustioso para quien lo sufre ( y si eres un poco empático para quien lo mira, y si estas durmiendo cerca para el que sufre a quien lo sufre). Así que lo primero que vamos a recomendar es mantener la calma, respirar profundamente y «tragar» saliva.

 

  • Para suavizar la irritación de la garganta, como hemos dicho anteriormente será conveniente aumentar la ingesta habitual de agua, que no sea fría, así la mantendremos hidratada, y lo que sería mucho mejor aún, ayudarnos de jarabes naturales a base de miel y otros productos que disminuyen notablemente la irritación. Además, el uso de humidificadores para aumentar la humedad de aire puede ser muy recomendable, si además le añadimos a nuestro humidificador unas gotas de algún aceite esencial que contribuya a facilitar el confort de las vías respiratorias…… pues mejor que mejor

 

  • Los caramelos con miel o hierbas también suavizan la garganta pero os aconsejamos evitar los caramelos de mentol, eucalipto… ya que a pesar de tener efecto balsámico pueden ser irritantes para la garganta.

 

  • Cuando estamos resfriados, es habitual que la tos empeore notablemente por la noche, esto se debe a que la mucosidad gotea desde la nariz hasta la garganta por la parte posterior y nos hace toser, problema que empeora cuando nos tumbamos en la cama; por lo tanto, os recomendamos dormir con la cabeza algo más incorporada que dé costumbre, añadiendo por ejemplo otra almohada.

 

Y por supuesto recordad…. cuándo se tiene tos, hay que evitar espacios donde haya humo de tabaco ya que el humo actúa como estimulante de la tos.

El mismo hábito del tabaco en si es una de las causas de tos más frecuentes por tanto, abandonarlo os ayudará a hacerla desaparecer.

Si la tos es de origen alérgico…….. Hay que evitar el contacto con el alergeno…. Aunque los gatos y los perros nos parezcan adorables, lo que no puede ser no puede ser y además es imposible….

¡Nos vemos en el próximo post!

Dadle a me gusta y suscribiros a nuestro blog si os ha gustado, comentad si tenéis alguna duda o algo que aportar y si no os ha gustado mejor no toquéis nada y escribidnos por privado que siempre, siempre, siempre… contestamos 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.