El mejor limpiador facial para cada momento

El mejor limpiador facial

 

Hoy vamos a  hablar de los tipos de limpiadores faciales que podemos encontrar en el mercado, de las ventajas e inconvenientes de cada uno y de cuales son los mejores para cada momento.

Hace poco leí (no sé dónde, ni cuándo, pero prometo que lo leí) un estudio que decía que independientemente de los productos limpiadores que utilicemos la piel tarda 7 días en eliminar por completo el maquillaje. Muerta me quedé yo, al leer esto.

 

¿Eso quiere decir que da igual el método limpiador que usemos que siempre vamos a tener los poros llenos de porquería? ¿Ni usando el mejor limpiador facial del mundo? Entendamos como porquería: partículas varias que flotan por el aire, especialmente las derivadas de la polución, restos de grasa, cosméticos varios como el maquillaje, esa mancha de ketchup en la comisura de cuando te comiste una hamburguesa mas grande que tu…

PUES NO.

Hoy vamos a evaluar todas las opciones de limpieza facial por las que podemos optar, para qué valen y cómo se utilizan para encontrar el mejor limpiador facial.

Hablaremos de ellas por orden, de menor capacidad de limpieza (es decir, los recursos de última hora para una limpieza rápida y corriendo) a lo idílico que tod@s deberíamos hacer mañana y noche y es que el mejor limpiador facial también dependerá de las necesidades y disposición de cada uno.

1. TOALLITAS DESMAQUILLANTES:

No voy a poner en duda que es la opción de limpieza facial mas cómoda y, desde luego, mas fácil de transportar porque ni siquiera cuenta como líquidos en el equipaje de mano del avión.

No obstante estos tissues de tejido “sin tejer”, que ya en sí suponen un problema por la calidad de los mismos, porque una cosa es usar un kleenex de vez en cuando, porque estás resfriado, y otra bien distinta es emplearlo todos los días; puedes acabar con la nariz irritada como Rudolf, salvo que uses pañuelos de seda, que esos lo único que se les irritan es el bolsillo. Esto mismo pasa si te restriegas una de estas toallas de limpieza facial a diario especialmente en los que sufren de piel delicada, atópica, o acnéica.

Estos tissues suelen ir impregnados en tensoactivos que hacen como el Fairy es decir efecto detergente, y disuelven la suciedad.

A estos tensoactivos también se les llama también surfactantes, para los que como yo disteis francés en el cole y no inglés , surface  «in english» significa superficie y como nos indica su propio nombre ¿qué pasará con este método de higiene?

Pues que la higiene que realizan es únicamente superficial, es decir, no consigue eliminar todo aquello que se nos ha ido introduciendo en los poros a lo largo del día y muchísimo menos quitar con eficacia el maquillaje.

Y por último, y aquí viene el problema, ¿qué pasa con todos esos conservantes, emulsionantes fragancias y demás añadidos para que la toallita huela y se mantenga suavecita desde que la compramos hasta que pasan 3 años y siguen intactas?

Todos esos residuos se quedan en nuestra linda carita, lo que hace necesario utilizar otro método de arrastre para eliminar los residuos que ha dejado nuestros propio métodos de higiene…¿Muy lógico, ¿no?  Por lo que quizá descartar estas toallitas como el mejor limpiador facial para cualquiera no es una idea descabellada.

2. AGUA MICELAR.

Este producto de limpieza facial llego en los 90, y desde luego es la opción favorita de la mayoría de las personas que tienen una rutina de belleza. Y desde mi punto de vista, imprescindible en cualquier neceser que se precie.

Permite limpiar la piel sin irritarla y, en general, se puede usar en cualquier tipo de piel. Lo que lo convierte en el producto idóneo para que si la madre lo compra, la hija se lo “robe”.

¿Pero es agua del grifo embotellada a precio de oro? Para nada, de hecho lo que llevan son también un tipo de tensoactivos pero esta vez en forma de micelas, que son unas estructuras químicas bastante inestables, por eso que se tengan que hacer en un laboratorio y no en casa como el jabón de glicerina.

Estas micelas que, por un lado atraen y por el otro repelen el agua, permiten disolver sustancias que en situaciones normales nunca se disolverían en el liquido elemento por excelencia lo que hace que puedan limpiar y arrastrar la suciedad mediante el simple movimiento de pasar un algodón.
¿Entonces es esta la forma perfecta de higiene? Hasta ahora en las aguas micelares he hablado de limpieza de las impurezas “habituales” del día a día, cremas de tratamiento, BB creams o incluso bases poco densas, pero no hemos hablado del maquillaje como tal y muchísimo menos del de larga duración o los productos waterproof.  Para estos últimos, usar el agua micelar como único producto de limpieza facial es como poner una puerta en medio del campo. Completamente inútil.
Cierto es que alguna marca de agua micelar incluye alguna sustancia desmaquillante, pero ni es lo mas habitual, ni por lo general están entre las mas barata

LECHES/ACEITES/JABONES/ESPUMAS LIMPIADORAS

Al aparecer las aguas micelares en el mercado, estos productos específicos para cada tipo de piel, fueron desterrados a pasar desapercibidos en un mundo en el que todo es renovarse o morir.
A pesar de que las aguas micelares valgan para todos, no quiere decir que sean los mejores productos de limpieza facial para cada uno. Igual que unos pantalones de la talla 40 no sientan igual si son acampanados, pitillo o rectos en función de tu tipo de complexión.

Los aceites y las leches, las usaremos para pieles más bien tirando a secas y los jabones y
espumas para pieles de normales a grasas, ya que estos productos no son únicamente limpiadores y desmaquillantes, sino que ademas aportarán un plus de hidratación o de absorción de sebo o de nutrición, en función del tipo de piel que tengamos.

El uso de estos productos tiene sus inconvenientes, concretamente en el caso de las leches, a la mayoría de la gente no le aporta sensación de limpieza profunda pues eso de no usar agua como que no genera sensación de higiene. Sin embargo, el de los aceites, espumas y jabones suele ser la incomodidad de llegar a casa en un día con frío y tener que abrir el grifo y mojarte la cara.

Pero a pesar de esto hay que resaltar que son la mejor opción, siempre y cuando terminemos con un tónico e incluso en algunas ocasiones con un agua micelar entre el tónico y este tipo de productos. Así nos aseguraremos de una limpieza facial de matrícula de honor.

4. PRODUCTOS BIFÁSICOS.

Esto es un tipo de limpieza destinado solo a unos pocos, concretamente a aquellos que usan maquillaje de larga duración y Waterproof.

Estos limpiadores siempre tienen dos fases claramente diferenciadas cuando el bote esta
quietecito y en reposo, sin moverse de su estantería, abajo una acuosa y arriba una oleosa.
Al ser desmaquillantes grasos son la pera limonera para retirar ese tipo de maquillaje que dura más que una misa cantada en latín, son generalmente más empleados en los labios y en los ojos, en la cara, se utilizan menos, ya que parece que te has bañado en mantequilla, pero para gustos los colores por que al llevar una fase acuosa también retira el maquillaje y las partículas contaminantes más normalitas.

Cuidadito en este punto: yo siempre recomiendo si se usa en los ojos terminar con un agua micelar  para que esta retire todo los residuos grasos, no vaya a ser que la tontería nos produzca una blefaritis.

Y recordad siempre siempre siempre……….. agitar antes de usar.

 

Un comentario sobre “El mejor limpiador facial para cada momento

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.